FUERA DE GUIÓN

 

 

Casablanca

 

 

Regresaba con La Tita de una divertida gala en Málaga. Y al compás del suave traqueteo del tren, íbamos hablando de aquello y de lo otro. Me contaba que estaba muy contenta con el “I Concurso de Diseño Improvisado” que había organizado, con los chicos que se habían presentado y con la divertida jornada que habían pasado juntos. Cerraba su pequeña mención a este evento con una frase que me llamó la atención: “Lo que hay que trabajar para poder improvisar”.


Al ver que no terminaba de entender su expresión, me fue contando cosas que había aprendido a lo largo de sus viajes por Estados Unidos y de su breve pero intensa incursión en el mundo del cine. “¿Sabes cuánto trabajo hay detrás de una película? Guionistas, actores, producción, maquillaje, vestuario… todo tiene que estar perfectamente estudiado y programado para llegar a buen puerto”. Pensé que todo eso era justo lo contrario a improvisar, pero antes de que pudiera decir nada La Tita ya me estaba respondiendo: “Solo cuando está todo estudiado tienes la seguridad que te permite liberarte y dejar que surja un momento improvisado, igual que a los chicos del concurso”.


Y me contó varias anécdotas de escenas de películas míticas que surgieron improvisadamente. Como la famosa frase de Bogart a Bergman en Casa Blanca “Te estaré esperando muñeca”, que fue una creación del propio actor dejándose llevar por el momento. O la todavía más famosa: “Creo que este es el principio de una buena amistad”, que surgió después del rodaje, por lo que hubo que volverla a grabar.

 

Otro momento improvisado que se convirtió en memorable fue el de Harrison Ford en Indiana Jones En Busca del Arca Perdida, por culpa de una indigestión el actor no estaba listo para afrontar una escena de luchas, así que la terminó con un simple disparo. Convirtiéndose en un momento icónico de la saga. Más poética es la improvisación de Rutger Haver en Blade Runner, donde se le ocurrió, bajo una lluvia torrencial, la mítica frase “como lágrimas en la lluvia”. Que a muchos les sonará de la canción de los Piratas “Promesas que no valen nada”.


Podéis ver más escenas célebres improvisadas aquí o aquí.


Y podéis disfrutar del vídeo del Concurso de Diseño Improvisado aquí para La Tita, este momento también es histórico.

 

 

 


Mr. Willy
Coolhunter
2012
21/Jun
0 COMENTARIOS
Diseño, Viajes, Improvisación, Concurso, Música.
Deja un comentario
Nombre*
Mail*
Web
Comentarios*